Health Information

Unas nuevas directrices aumentan el estándar de seguridad para las conmociones cerebrales

Unas nuevas directrices aumentan el estándar de seguridad para las conmociones cerebrales

Si se sospecha de trauma encefálico, los profesionales de la atención de la salud deben determinar si es seguro volver a jugar, según las recomendaciones

LUNES, 18 de marzo (HealthDay News) -- Cualquier deportista que tenga lo que se sospecha es una conmoción cerebral debe dejar de jugar y permanecer en los laterales hasta que un profesional calificado de atención de salud determine que todos los síntomas han desaparecido y que volver al campo es seguro, según unas nuevas directrices.

Las más recientes recomendaciones, emitidas por la Academia Estadounidense de Neurología (American Academy of Neurology), buscan mantener a los deportistas jóvenes tan seguros como sea posible.

"Bajo las directrices anteriores, intentábamos calificar las conmociones en el momento de la lesión y predecir el tiempo de recuperación, pero ahora sabemos que ante la duda es mejor sacar al jugador del campo", comentó el coautor de la directriz, el Dr. Christopher Giza, profesor asociado de neurología y neurocirugía pediátricas de la Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California, en Los Ángeles, y del Hospital Pediátrico Mattel.

"El punto es que no hay ninguna prueba individual que realmente sea una prueba de tornasol para la conmoción cerebral", señaló. "Ahora sabemos que necesitamos asegurarnos de que un jugador haya tenido una evaluación completa y adecuada, que incluya una comprobación de los síntomas, una evaluación estandarizada y pruebas de equilibrio y cognitivas, antes de volver a jugar. Esa evaluación tiene que hacerse según cada caso, de forma que cada persona pase por un proceso individualizado de recuperación".

Giza y colegas reportaron las nuevas directrices en la edición en línea del 18 de marzo de la revista Neurology.

Según la academia, más de un millón de deportistas profesionales y aficionados de EE. UU. sufren conmociones cada año.

Las nuevas directrices se emitieron tras un estudio profundo de todas las investigaciones disponibles sobre la conmoción cerebral hasta junio de 2012.

Una de las conclusiones es que experimentar una conmoción aumenta el riesgo de experimentar una segunda conmoción, quizás más debilitadora. Se halló que el mayor riesgo estaba en los diez días tras la lesión inicial.

Una experta dijo que las nuevas directrices son necesarias.

"Uno de los grandes problemas es que tenemos una cultura en que muchos deportes aún animan a los jóvenes a jugar con el dolor, incluso el dolor de cabeza", señaló la Dra. Gail Rosseau, profesora clínica asistente del departamento de neurocirugía del Sistema de Salud de la Universidad de Northshore, en Chicago.

"Pero una de las cosas más importantes que sabemos es que si alguien sufre de una conmoción, hasta que no se recupere del todo es más propenso a sufrir una segunda conmoción", señaló Rosseau. "Las historias que escuchamos son terroríficas para todo padre y todo entrenador, sobre el niño que sufre una conmoción y vuelve a jugar demasiado pronto, y sufre una segunda conmoción con consecuencias devastadoras".

Lo devastador que esto puede resultar fue descrito a principios de año por la revista Journal of Neurosurgery: Pediatrics, que contó en detalle la terrible conmoción doble que experimentó un estudiante de secundaria de Indiana, Cody Lehe. Lehe sufrió una segunda conmoción demasiado cuando volvió a jugar fútbol demasiado pronto tras sufrir una conmoción inicial. Resultó en una lesión cerebral grave que dejó a Lehe con una discapacidad mental y mayormente confinado a una silla de ruedas.

"Cuando los deportistas vuelven a jugar con una conmoción, es porque no saben que han sufrido una o porque alguien la reconoció pero no hizo nada al respecto", apuntó Giza. "Tenemos que educar a los entrenadores, a los médicos y a los jugadores de forma que ningún deportista vuelva a jugar demasiado rápidamente o de forma arbitraria".

Con ese objetivo, las nuevas directrices indican que profesionales de salud capacitados observen rápida y metódicamente cualquier señal característica de una conmoción, lo que incluye: un dolor de cabeza; sensibilidad a la luz y al sonido; falta de equilibrio, coordinación y tiempo de reacción; problemas con el habla, el sueño o la memoria; y, de forma menos común, una pérdida de la conciencia.

Junto con esos síntomas, un plan de recuperación personalizado debe tomar en cuenta los antecedentes de conmoción del paciente y su edad. Los autores de las directrices enfatizaron que los pacientes más jóvenes por lo general necesitan periodos más largos de recuperación, y advirtieron a los cuidadores que deben ser conservadores sobre cuándo dejan que los pacientes de secundaria o más jóvenes vuelvan a jugar.

Entre los deportes de equipo, el fútbol americano (para el cual se exhorta al uso de cascos que ajusten bien) se consideró como la actividad más arriesgada, junto con el rugby. Luego están el hockey y el fútbol, y entre las chicas el mayor riesgo fue en el fútbol y el básquetbol.

Pero los deportes en equipo son solo parte de la historia, señalo Rousseau.

"La actividad que causa la mayor cantidad de lesiones en la cabeza no es el fútbol americano", comentó. "Tampoco es el hockey. Es montar bicicleta. En términos de las cifras puras, el mayor grupo de conmociones que llega a la sala de emergencias es el de los ciclistas. Nadie propone que no se monte en bicicleta. Tenemos que debatir el modo de hacer que todos los deportes sean más seguros, y eso incluye los deportes individuales".

La Asociación de Jugadores de la Liga Nacional de Fútbol Americano (National Football League Players Association), la Asociación Americana de Entrenadores de Fútbol Americano (American Football Coaches Association), la Sociedad de Neurología Pediátrica (Child Neurology Society), la Asociación Nacional de Médicos de Servicios Médicos de Emergencias (National Association of Emergency Medical Service Physicians), la Asociación Nacional de Psicólogos Escolares (National Association of School Psychologists), la Asociación Nacional de Entrenadores de Atletismo (National Athletic Trainers Association) y la Sociedad Nacional de Atención Neurocrítica (Neurocritical Care Society) han dado su respaldo a las nuevas directrices.

Más información

Para más información sobre las conmociones cerebrales, visite la Academia Americana de Neurología (http://www.aan.com/go/practice/concussion ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Christopher Giza, M.D., associate professor, pediatric neurology and neurosurgery, David Geffen School of Medicine, UCLA, and Mattel Children's Hospital, Los Angeles; Gail Rosseau, M.D., clinical assistant professor, department of neurosurgery, Northshore University Health System, Chicago; March 18, 2013, Neurology, online