Health Information

La crisis de la obesidad podría estar fomentando un gran aumento en los casos de apnea del sueño

La crisis de la obesidad podría estar fomentando un gran aumento en los casos de apnea del sueño

Un investigador llama a los problemas del sueño un 'costo incalculable' de la epidemia del peso en EE. UU.

VIERNES, 10 de mayo (HealthDay News) -- La creciente cintura estadounidense podría estar fomentando una epidemia de apnea del sueño, potencialmente robándoles a millones de personas la oportunidad de un buen descanso nocturno, sugiere un estudio reciente.

La investigación no vinculó definitivamente el aumento en la obesidad con la apnea del sueño y solo observó a 1,520 personas, casi todas blancas, en Wisconsin. Pero Paul Peppard, autor del estudio, piensa que los hallazgos muestran un gran aumento en los casos de apnea del sueño en las dos últimas décadas, de incluso un 55 por ciento, y que podría ser válido para todo Estados Unidos.

"Probablemente haya de 4 a 5 millones de personas que son mucho más propensas a sufrir de apnea del sueño debido a la epidemia de obesidad", calculó Peppard, profesor asistente de ciencias de la salud poblacional de la Universidad de Wisconsin en Madison. "Ciertamente se trata de un costo no calculado de la epidemia de obesidad, una epidemia por derecho propio".

Los investigadores observaron a adultos de 30 a 70 años de edad que fueron monitorizados mientras dormían. Entre 600 y 700 se sometieron a pruebas del sueño entre 1988 y 1994, y algunos siguieron participando, junto con cientos de participantes nuevos, de 2007 a 2010.

El estudio consideró que los participantes tenían problemas respiratorios entre moderados y graves si tenían problemas para respirar 15 o más veces por hora mientras dormían.

La apnea del sueño es la principal causa de problemas respiratorios durante el sueño. Las personas con la afección con frecuencia tienen problemas para permanecer en el sueño profundo porque sus gargantas se cierran, bloqueando las vías respiratorias y obligándolas a despertarse parcialmente para comenzar a respirar de forma adecuada. No se dan cuenta de que se despiertan y podrían sentirse muy somnolientos durante el día.

Además de la somnolencia, la apnea del sueño puede contribuir a problemas cardiacos y a otros problemas de salud si no se trata, y aumentar el riesgo de accidentes relacionados con el trabajo y la conducción, según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU.

Los investigadores extrapolaron sus hallazgos a todo EE. UU., y estimaron que el 10 por ciento de los hombres de 30 a 49 años tienen actualmente síntomas de apnea del sueño. El estudio estima que esa cifra es del 17 por ciento entre los hombres de 50 a 70 años. En cuanto a las mujeres, el estimado es del 3 por ciento entre las que tienen de 30 a 49 años y del 9 por ciento entre las que tienen de 50 a 70.

En todos los grupos, las personas con más peso eran mucho más propensas que las delgadas a sufrir de los síntomas.

El estudio calcula que esas cifras han aumentado entre un 14 y un 55 por ciento entre 1988-1994 y 2007-2010. Peppard estimó que entre el 80 y el 90 por ciento del aumento en los síntomas se debe al crecimiento en la obesidad.

Pero es difícil saber por certeza qué tan importante es el rol de la obesidad como causa de más síntomas. Aunque la obesidad "es el factor más importante casi con toda certeza" que está provocando apnea del sueño, comentó Peppard, "hay una larga lista de cosas que provocan apnea del sueño o que se relacionan con la afección, como una edad más avanzada, ser hombre, tener unas vías respiratorias superiores más estrechas o tener una predisposición genética...".

¿Qué se puede hacer? Si no se siente descansado después de dormir, Peppard aconsejó hablar con el médico.

La buena noticia es que la apnea del sueño es tratable. Un tratamiento, conocido como presión positiva continua de las vías respiratorias (PPCVR), es una máquina que introduce aire en la garganta para mantenerla abierta mientras las personas duermen. "Es muy efectiva, pero a algunas personas no les gusta usarla", comentó Peppard.

Hay otra opción que ayuda en muchos casos, aseguró: perder peso.

Joyce Walsleben, profesor asociado de medicina de la Universidad de Nueva York, quien estudia los problemas del sueño, se mostró de acuerdo. "Hay que abordar y controlar la obesidad", dijo Walsleben. "Ese es un mensaje para los médicos y para los pacientes".

Aunque el estudio relacionó la obesidad con un mayor riesgo de sufrir de apnea del sueño, no estableció causalidad.

El estudio aparece en una edición reciente en línea de la revista American Journal of Epidemiology.

Más información

Para más información sobre la apnea del sueño (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/sleepapnea.html ), visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Paul Peppard, Ph.D., assistant professor, population health sciences, University of Wisconsin-Madison; Joyce Walsleben, R.N., Ph.D., associate professor, medicine, New York University School of Medicine, New York City; April 14, 2013, American Journal of Epidemiology