Health Information

Beber alcohol antes del primer embarazo aumenta el riesgo de cáncer de mama, según un estudio

Beber alcohol antes del primer embarazo aumenta el riesgo de cáncer de mama, según un estudio

Los expertos instan a las mujeres a tener moderación con el alcohol en ese momento de sus vidas

MIÉRCOLES, 28 de agosto (HealthDay News) -- Beber incluso una copa de alcohol al día en los años antes del primer embarazo de una mujer puede aumentar su riesgo de cáncer de mama en el futuro, según un nuevo estudio de gran tamaño.

Otras investigaciones han vinculado el consumo de alcohol con un mayor riesgo de cáncer de mama, además de hallar que retrasar el embarazo puede amentar el riesgo de cáncer de mama.

Se cree que la nueva investigación es la primera en concentrarse en el efecto de la ingesta de alcohol en el periodo entre el inicio de la menstruación y el primer embarazo, apuntaron los investigadores.

"El riesgo aumentó en un once por ciento por cada ingesta de diez gramos al día, que equivale a unas seis copas por semana", apuntó la autora del estudio, la Dra. Ying Liu, profesora de ciencias de la salud pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis. "Esos valores de riesgo se calcularon en comparación con las abstemias".

"Una copa se definió como una botella o lata de cerveza, una copa de vino de 4 onzas o un vasito de licor", apuntó Liu.

Beber más o menos una copa al día también aumentó el riesgo de enfermedad proliferativa benigna del seno, un factor de riesgo del cáncer de mama, en alrededor de un 16 por ciento, según el estudio, que aparece en la edición del 28 de agosto de la revista Journal of the National Cancer Institute.

Los investigadores analizaron datos de más de 91,000 mujeres que participaron en el Estudio de salud de las enfermeras II, que no tenían antecedentes de cáncer cuando se inscribieron. Respondieron a preguntas sobre el consumo de alcohol en 1989, y se les dio un seguimiento hasta 2009 para analizar el riesgo de cáncer de mama.

El nuevo estudio también observó si las mujeres contraían enfermedad benigna del seno, y si el alcohol podría haber desempeñado un rol en la afección, en un subgrupo de más de 60,000 mujeres que fueron evaluadas de 1991 a 2001.

Los investigadores hallaron más de 1,600 casos de cáncer de mama y 970 diagnósticos de enfermedad benigna del seno en el periodo del estudio.

Beber alcohol después del primer periodo menstrual y antes del primer embarazo se vinculó con un riesgo de ambas afecciones, independientemente de si la mujer bebía después del primer embarazo. El vínculo se sostuvo tras tomar en cuenta varios factores de riesgo más, como los antecedentes familiares de cáncer de mama.

Mientras más alcohol bebían las mujeres, mayor era el riesgo.

Sin embargo, los investigadores solo encontraron un vínculo entre el consumo previo al embarazo y el riesgo de cáncer de mama, no una relación causal.

"Los tejidos mamarios son particularmente susceptibles a las exposiciones ambientales entre [el inicio de la menstruación] y el primer embarazo, porque pasan por una rápida proliferación celular", explicó Liu. Sin embargo, durante el embarazo, otros cambios celulares hacen que el tejido mamario sea menos susceptible al cáncer.

"Nuestros resultados sugieren que la ingesta de alcohol antes del primer embarazo aumenta constantemente el riesgo de cáncer de mama y el riesgo de [enfermedad benigna del seno] proliferativa", apuntó Liu. Especuló que la enfermedad benigna del seno podría ser una vía que vincula el consumo de alcohol a una edad joven con el cáncer de mama, "pero no es la única ruta".

Es esencial poner el aumento del riesgo de un once por ciento en perspectiva, señaló la Dra. Laura Kruper, codirectora del programa de cáncer de mama y directora del Centro de Salud de las Mujeres Cooper Finkel del Centro Oncológico City of Hope en Duarte, California.

En general, el riesgo de por vida de cáncer de mama de una mujer es de alrededor de una en ocho, o un doce por ciento. "Si se toma el riesgo básico (12 por ciento) y se aumenta en un 11 por ciento, el resultado es más o menos el 13 por ciento", explicó Kruper.

Liu apuntó que la estadística de una en ocho incluye tanto a bebedoras como a abstemias, pero no contaba con una estadística del riesgo de cáncer de mama de por vida entre las abstemias.

Así que aunque el estudio halló un aumento en el riesgo, comentó Kruper, "creo que la verdadera moraleja es que mientras más se bebe, más aumenta el riesgo".

Kruper y Liu se mostraron de acuerdo en que el estudio es otra llamada a la moderación. Liu dijo que todas las mujeres en la categoría de edad que estudió "deben reducir su consumo de alcohol a menos de una copa al día, sobre todo antes del primer embarazo, para reducir el riesgo de cáncer de mama".

Más información

Para más información sobre los factores de riesgo del cáncer de mama, visite la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society) (http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdeseno/guiadetallada/cancer-de-seno-causas-factores-de-riesgo ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Ying Liu, M.D., Ph.D., instructor of public health sciences, Washington University School of Medicine, St. Louis; Laura Kruper, M.D., co-director, breast cancer program, and director, Cooper Finkel Women's Health Center, City of Hope Cancer Center, Duarte, Calif.; Aug. 28, 2013, Journal of the National Cancer Institute, online