Health Information

Un nuevo vistazo a viejos estudios resalta la importancia de las mamografías

Un nuevo vistazo a viejos estudios resalta la importancia de las mamografías

Pero la revisión no incluyó a las mujeres de 40 a 49, así que el debate quizá no termine

MIÉRCOLES, 11 de diciembre de 2013 (HealthDay News) -- Los resultados frecuentemente conflictivos de estudios sobre el valor de las mamografías de rutina lo único que han hecho es fomentar el debate sobre con qué frecuencia las mujeres deben hacerse la prueba y a qué edad deben comenzar.

En un análisis nuevo de investigaciones anteriores, los expertos han aplicado la misma medida estadística a cuatro grandes estudios y reexaminaron sus resultados. Hallaron que los beneficios son más constantes en los estudios grandes de lo que se pensaba. Todos los estudios mostraron una reducción sustancial en las muertes por cáncer de mama con las mamografías.

"Se debe asegurar a las mujeres de que [las mamografías] son bastante efectivas", afirmó el investigador del estudio, Robert Smith, director principal de exploración del cáncer de la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society). Smith presentará los hallazgos esta semana en el Simposio de Cáncer de Mama de San Antonio 2013.

Los hallazgos también aparecen en la edición de noviembre de la revista Breast Cancer Management.

En 2009, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. (USPSTF, por su sigla en inglés), un grupo independiente de expertos nacionales, actualizó su recomendación sobre las mamografías, aconsejando a las mujeres de 50 a 74 años que se hicieran mamografías cada dos años, no anualmente. El grupo también aconsejó a las mujeres de 40 a 49 hablar con sus médicos sobre los beneficios y los daños, y decidir individualmente si comenzar a hacerse las pruebas. Otras organizaciones, entre ellas la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society), siguen recomendando mamografías anuales a partir de los 40 años.

Para evaluar los beneficios y los daños de las mamografías, los investigadores con frecuencia observan el número de mujeres que deben hacerse la prueba para prevenir una muerte por cáncer de mama, una cifra que ha variado ampliamente en los diversos estudios.

Para evaluar los daños, los expertos toman en cuenta la posibilidad de falsos positivos. Otros daños posibles incluyen hallar un cáncer que de otra forma no se habría hallado en una exploración (y que no habría sido problemático en el transcurso de la vida de la mujer) y la ansiedad asociada con las pruebas adicionales.

El equipo de Smith observó cuatro revisiones grandes y bien conocidas sobre los beneficios de las mamografías. Fueron: la revisión Nórdica de Cochrane, la Revisión independiente de las exploraciones de los senos de Reino Unido, la revisión del USPSTF y la revisión de la Red Europea de Pruebas Exploratorias (European Screening Network).

Para estandarizar los estimados sobre cuántas mujeres hay que evaluar para prevenir una muerte por cáncer de mama, los investigadores aplicaron los datos de cada una de las cuatro revisiones al escenario utilizado en el estudio de Reino Unido.

Antes de esta revisión estandarizada, el número de mujeres que deben hacerse la prueba para prevenir una muerte variaba de 111 a 2,000 en los estudios. El equipo de Smith halló que los estimados de los beneficios y los daños se basaban en situaciones distintas.

Se exploraban distintos grupos de edad, por ejemplo, y se usaron distintos periodos de seguimiento.

Algunos estudios observaron el número de mujeres a quienes se ofrecía la prueba y otros observaron el número de mujeres que realmente se hicieron mamografías. Con frecuencia, hay una inmensa diferencia entre esos dos grupos, señaló Smith.

"Entre el 30 y el 40 por ciento no se presentan, y se cuentan como si se hubieran hecho una mamografía [aunque no se la hicieron] cuando mueren de cáncer de mama", explicó. "Eso afecta muy negativamente a los beneficios".

"Si no se cuenta con un seguimiento largo, no se puede medir el beneficio con precisión", dijo Smith. "Algunas mujeres mueren 20 o más años tras el diagnóstico".

Después de que los investigadores usaron un solo escenario común, la diferencia en los estimados de los beneficios entre los estudios se redujo sustancialmente: de 64 a 257 mujeres deben evaluarse para prevenir una sola muerte por cáncer de mama.

El Dr. Michael LeFevre, covicepresidente del USPSTF, revisó los nuevos hallazgos, pero no participó en el estudio. "Entre las mujeres de 50 a 69, confirma que la mamografía puede reducir las muertes por cáncer de mama", señaló.

LeFevre apuntó que el nuevo análisis no incluye a mujeres de 40 a 49, una de las partes centrales del debate en curso sobre el uso de las mamografías.

El grupo de trabajo está en el proceso de actualizar la recomendación de 2009, apuntó LeFevre, quien también es profesor de medicina familiar y comunitaria de la Universidad de Missouri. "[La actualización] no es una respuesta al nuevo análisis", comentó. "Se trata del periodo estándar para una actualización".

Más información

Para más información sobre las recomendaciones sobre las pruebas del grupo de trabajo, visite el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. (http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/breastcancer.htm )

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Robert Smith, Ph.D., senior director of cancer screening, American Cancer Society; Michael LeFevre, M.D., M.S.P.H., co-vice chairman, U.S. Preventive Services Task Force, and professor of family and community medicine, University of Missouri, Columbia; presentation, San Antonio Breast Cancer Symposium, Dec. 10 to 14, 2013